No aceptan renuncias y amenazan a bailarines con la disolución del Ballet

julio 13 /2012
José Acho

Ovejero y Regueiro

Tras un revuelo generaron en el Ministerio de Cultura y Turismo las renuncias presentadas la mañana del martes pasado, los directores Leandro Regueiro y Liliana Ivanoff, al Ballet de la Provincia. Lejos de calmar la situación se resolvió presionar al elenco y no informar oficialmente sobre la problemática. Las dimisiones no fueron aceptadas y los maestros obligados a retomar sus funciones. Además el método para sofocar la escalada de crisis interna en el elenco, habría sido amenazar a los bailarines con la disolución del elenco estable.

Las autoridades del Ministerio de Cultura y Turismo se manejan con una soberbia tanto en resolver la crisis del Ballet como para negarse a responder a la requisitoria de la prensa "no amiga"

La noticia sobre las renuncias de los maestros en el Ballet, fue dada a conocer en exclusiva por Calchaquimix y Nuevo Diario en su edición del miércoles. Ayer jueves fue ratificada como cierta por el Ministro Mariano Ovejero, pero no a este medio sino en el matutino del ex Gobernador, El Tribuno, a pesar que desde este medio se solicitó formalmente por nota y por teléfono, que se ratifique o desmienta oficialmente.

Aun cuando sabemos que se trata de un caso claro de discriminación con la información pública, Calchaquimix utilizó varios medios para pedir la información oficial al Secretario Sergio Bravo, al funcionario Miguel Dellacamina, coordinador del Instituto de Música y Danza (IMD), al área de Prensa de Cultura; inclusive solicitó la intervención de la Jefa de Prensa de la Gobernación Ana Lía Parodi, todos negaron la noticia, se ocultaron o directamente no contestaron.

A tres días de la renuncia a sus cargos aun persiste el hermetismo sobre el tema, al menos para con este medio. Como tampoco existe una declaración o comunicado de prensa oficial del Secretario, del área Prensa o del Ministro.

La estrategia sería ocultar la problemática; presionar a todos los integrantes del Ballet para “no innovar”. En el peor de los casos la idea sería mantener a los maestros hasta la presentación comprometida hasta el 20 y 21 de julio en Tucumán.

Sino la otra expectativa es soportar esta crisis hasta cumplir con parte de la programación hasta agosto: las obras Pedro y el Lobo, la reposición de Adagietto, Magnificat y Cantares de Araiz.

Además, se supo que al día siguiente de presentar su renuncia Leandro Regueiro, fue prácticamente obligado a regresar de Buenos Aires para continuar con los ensayos de la temporada. Lo mismo habría sucedido con la maestra Liliana Ivanoff.

Lo cierto es que no solo las renuncias no fueron desmentidas, sino que por haberse filtrado esa información, como represalia, tanto los directores como los bailarines fueron presionados y amenazados a continuar en sus trabajos.

A los maestros no les aceptaron las renuncias hasta no tener designado reemplazante. Lo que legalmente no es tan fácil. Se tiene que llamar a concurso y no se puede en breve tiempo o designar políticamente alguien a cargo. Lo que se sabe es que los maestros se quieren ir de cualquier modo.

Este medio pudo averiguar también que durante el tiempo que el Ballet estuvo acéfalo, los ensayos iniciales fueron dados por la profesora Liliana Martínez, asistente de Oscar Araiz, que casualmente estaba en Salta o sino la tuvieron que mandaron a llamar con urgencia.

A esta altura el Instituto de Música y Danza (IMD) se ha convertido en un reservorio numeroso de cargos públicos, en un "elefante blanco" repleto de funcionarios de onerosos sueldos. Y la inoperancia se hace cada vez más evidente, ante la ineficacia para informar o resolver las problemáticas que surgen cada vez con mayor frecuencia en el seno de la Orquesta Sinfónica, el Ballet Folclorico y ahora en el Ballet clásico.

Discriminan a Calchaquimix

Las autoridades del Ministerio de Cultura y Turismo se manejan con una soberbia tanto en resolver la crisis del Ballet como para negarse a responder a la requisitoria de la prensa "no amiga", discriminar o retacear la información, resoluciones o problemáticas, a medios como Calchaquimix o Nuevo Diario.

Cuando a Sergio Bravo con su perfil bajo de funcionario eterno y al sonriente Mariano Ovejero, le explotan las situaciones de conflicto en las manos, solo hablan con medios complacientes o afines al Gobierno. Con temas complicados además ambos actúan de forma ilegal e ilegitima discriminando a ciertos medios la información pública.

Esta gestión cultural al parecer, habla solo con la "prensa amiga” y no comunicar a través de partes de prensa o su precaria página oficial de prensa (www.culturasalta.gov.ar); donde hasta la fecha no se publicó referencia alguna o declaración oficial relacionada a la grave situación o a las medidas que tomarán para resolver la crisis interna planteada en el Ballet de la Provincia.

  • José Acho
    Para Calchaquimix y Nuevo Diario de Salta.

Ver: Renuncian directivos del Ballet