Inicio Medios La batalla por la credibilidad

La batalla por la credibilidad

0 views

Compartir

jpg_Clarin.jpgLa Asamblea General de Naciones Unidas emite en 1948 una señal inequívoca: “la libertad de expresión es un derecho humano”. Depende de nosotros dar un paso más allá. Este sería, que cualquier cercenamiento del derecho a la libertad de expresión representa una violación de derechos fundamentales.


Los argentinos no podemos ser tibios ni dubitativos en este terreno. Las leyes garantizan la libertad de expresión individual y de las ideas, por lo cual el Estado debe también garantizar que puede mantenerse libre de sanciones gubernamentales de cualquier índole.

Venimos asistiendo a una guerra de fuego cruzados dentro del periodismo nacional. En las últimas semanas hubo ataques de varios flancos. Episodios que bordean la linea de la estupidez, la intolerancia en el debate sobre el verdadero derecho a la libertad de expresión en Argentina.

Esa libertad debe ser irrestricta y abarcativa a todos los que ejercemos el periodismo libre. Al gobierno y a la oposición (Diputados y Senadores) no le cabe otro rol que garantizar el libre ejercicio laboral de los profesionales de todos los sectores como también de los nuevos ámbitos virtuales que permitió la revolución tecnológica.

Mensajes de terror

Los mensajes de terror o miedo pertenecen a otras oscuras épocas. Como dijo Eduardo Aliberti, “Respetemos el significado de las palabras”. Aqui la gente comun debe saber que existe una lucha de poderes. Y en medio de esa lucha de sectores está en juego algo mucho más importante, como es la credibilidad de periodismo.

Aunque se busca la confusión aqui hay dos bandos claros. Están aquellos que apoyan al grupo monopólico de Clarin por las razones que fueren. En este bando están algunos periodistas que trabajan para el grupo. Que se victimizan o generalizan utilizando los términos “ataque a la prensa” o “agravios al periodismo” cuando en realidad son los intereses de un sector del poder periodistico que maneja ese grupo.

Por el otro, están aquellos que apoyan las acciones de un oficialismo que arremete contra sus intereses económicos que puede afectarles, llámese juicio a Ernestina Herrera de Noble, Papel Prensa, Cablevisión, Fútbol para Todos, Ley de Medios, etc.

La prensa o un sector de la prensa

La gente debe saber que cuando se habla de ataque a la prensa en realidad debe entenderse como un ataque al grupo económico y monopólico que representa Clarín y que ciertos periodistas (no todos, los demás repiten) quieren defender a través de la manipulación de la palabra “Prensa” o “Periodismo” para involucrarnos a todos en una confusa lucha de posiciones.

Si hay una la lucha histórica y verdadera es por la libertad de prensa y la batalla de la credibilidad; ambas son el mejor antídoto conocido contra el fantasma del autoritarismo en todos los países del mundo.

Un ejemplo de la verdadera lucha es la que se publicó hoy en el Día Internacional de la Libertad de Prensa. Pertenece al grupo “Reporteros sin Fronteras”, que elaboró una lista con los cuarenta mayores predadores de la libertad de informar en todo el mundo, un derecho fundamental en cualquier sociedad democrática.

El verdadero peligro

Afirman que la lista negra no sólo no disminuye, sino que engorda respecto a 2008, con líderes como Putin, Gadafi o Hu Jintao, gobiernos como Cuba, Israel o la Autoridad Palestina, milicias como las guerrillas de Filipinas o las FARC en Colombia, y organizaciones criminales como las mafias italianas y, en el caso de España, la banda terrorista ETA.

El informe sostiene que el influjo de estos verdaderos predadores de la libertad de prensa y de la democracia no se ha terminado de diluir con la multiplicación de información que propicia Internet en la era digital. La tecnología, por sí sola, no sirve para frenar a los dictadores.

Asimismo, la presidenta de Reporteros sin Fronteras, María Dolores Masana, denunció que cerca de 120 ciberdisidentes cumplen prisión en el mundo por dar a conocer en Internet sus opiniones, de los que 59 son chinos.

Un objetivo, la dedibilidad

Se remarca que estos son los verdaderos peligros que debe alertarnos, los que tienen que ver con la credibilidad de los medios, con el trabajo serio, profesional, la búsqueda de la información rigurosa, independiente y contrastada y, necesariamente, por tanto, con la independencia económica de las empresas informativas.

Para algunos, además, la libertad de los medios en Internet sólo se garantiza salvaguardando la neutralidad de red, es decir, que las operadoras de telecomunicaciones o las administraciones públicas, si gestionan infraestructuras, no puedan discriminar a los usuarios de sus redes, en función de la utilización que hagan de ellas.

Finalmente el informe expresa que “el debate debe ser el de la credibilidad de los medios, igual en el papel, que en Internet”. Un peligro fehaciente que también debe alertarnos en la Argentina, es el contagio entre la gente y los medios de un debate político cada vez más “deplorable”, “insustancial” y “vacío”.

Colaborá con el periodismo libre y autogestivo

Si abogas por un periodismo libre, confiable, rigurosa y responsable, frente a una mayoria de los medios de manipulación hegemónica, Salta Libre con 20 años, es precursor del ciberperiodismo autogestivo.

Copyright @2022 – SALTALIBRE – Todos los Derechos Reservados. dsn:  eaeapp.com