spot_img

Colaborá con el periodismo libre y autogestivo

Si abogas por un periodismo libre, confiable, rigurosa y responsable, frente a una mayoría de los medios de manipulación hegemónica, Salta Libre con 20 años, es precursor del ciberperiodismo autogestivo.

ÚLTIMAS

― Advertisement ―

spot_img

Argentina camino a un paraíso fiscal o guarida impositiva (RIGI)

En caso de aprobarse la Ley de Bases entraría en vigencia el RIGI (“Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones”) un código de las prebendas al capital concentrado que transformaría a la Argentina en un paraíso o guarida fiscal.

El gran divulgador de la historia

Felix Luna
Felix Luna
El historiador argentino Félix Luna, autor de “En el 45 y “Soy Roca”, falleció el jueves 5 de noviembre al mediodía. Tenía 84 años. De las causas se sabía que estaba internado desde hacía un mes y medio por una enfermedad pulmonar. Escribe el historiador salteño Gregorio Caro Figueroa


“Falucho”, como se lo conocía entre los amigos, nació el 30 de septiembre de 1925 en Buenos Aires, fue un reconocido historiador, abogado y escritor. Su pasión musical le valió un premio de la Academia del Folclor de la República Argentina, que le entregaron en la legislatura porteña el 3 de noviembre.

Uno de los salteños que más lo conoció, e incluso escribió juntos a él dos libros, fue el historiador Gregorio Caro Figueroa, quien fue su Secretario de Redacción de la prestigiada revista que fundó “Todo es Historia” (1987-1996); y desde 1996 es editorialista de esa revista.

Caro Figueroa afirma que Luna fue para la historia, una herramienta de integración y un ícono de la historiografía argentina.

Félix Luna, la historia como
herramienta de integración

“No pasarán demasiados años sin que los argentinos comencemos a reconocer, en la vasta y muy leída obra de Félix Luna, un meditado, riguroso, sereno y sólido aporte a una interpretación ecuánime, integradora y tolerante de nuestra historia nacional.

Un historiador del pueblo
Un historiador del pueblo
En épocas sobrecargadas de ideologismos, antagonismos y crispaciones, Luna apostó por el equilibrio, la moderación y la sensatez. En tiempos en los que era más rentable usar palabras fuertes antes que razones, en los que se arrancaban aplausos enarbolando odios antes que argumentos, Luna eligió el largo camino de la tolerancia.

En un terreno intelectual dominado por unos que se atrincheraban en lenguajes académicos, y por otros empeñados en demoler la calidad en nombre de una vulgarización que subestimó al pueblo, Luna demostró que se podía, y se debía, divulgar la historia a millones de argentinos, con información seria, lenguaje claro y sin golpes bajos.

La Argentina debe a Félix Luna no sólo casi treinta libros sobre el pasado nacional, cientos de artículos y miles de conferencias. Le debe, además, “La Misa Criolla”, su homenaje a las mujeres argentinas de la que “Alfonsina y el mar” o “Juana Azurduy” son dos excelentes exponentes.

Le debe también cuarenta y dos años y más de 500 números de una de las revistas culturales de más larga vida en el país: “Todo es Historia”. Pero no se trata sólo de un difícil record de permanencia.

“Todo es Historia” fue y es un espacio abierto y pluralista. Allí escribieron nacionalistas “rosistas”, liberales, “mitristas”, marxistas, anarquistas como Osvaldo Bayer, historiadores civiles y militares, porteños y provincianos, católicos, agonósticos, ateos y masones.

A veces, algunos le reprocharon a Luna no incluir notas sobre la historia de Salta. “Siempre que voy a Salta invito a los salteños a escribir en nuestra revista. Pero son muy pocos los que nos enviaron sus trabajos”, respondía Luna.

La incorporación de Luna a la Academia Nacional de la Historia, en los años `90, intentó ser resistida por algunos historiadores que pensaban que Luna no acreditaba méritos académicos para sentarse en uno de sus sillones.

Cuando en esos mismos años, una de sus mejores obras, “Soy Roca”, agotó decenas de ediciones, cierta izquierda populista que hizo de la historia un recurso de la propaganda política, descalificó ese libro atacando a Julio Argentino Roca, cuya estatua quiere derribar.

Mientras a los jóvenes de los años de 1960 se nos inculcaba que la historia escrita debía ser una potente arma al servicio de la lucha política, navegando contra esa corriente y casi en solitario, Félix Luna veía en la historia una herramienta de integración.

Lo conocí hace 38 años. Comencé a trabajar con él en el año 1987. Cuando le dije que regresaría a Salta en 1996, aceptó que siguiera vinculado a su revista. A finales de junio de este año 2009, en una de sus últimas salidas, Félix Luna llegó a la Casa de Salta en Buenos Aires para escuchar una conferencia mía sobre Güemes. Allí nos despedimos. Hoy me duele su muerte pero también me retempla su ejemplo”.

  • Gregorio Caro Figueroa, historiador y escritor salteño.

    Especial para Salta Libre.

Colaborá con el periodismo libre y autogestivo

Si abogas por un periodismo libre, confiable, rigurosa y responsable, frente a una mayoria de los medios de manipulación hegemónica, Salta Libre con 20 años, es precursor del ciberperiodismo autogestivo.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img